Olcostephanus hispanicus MALLADA, 1882

Vista general de una macroconcha de Olcostephanus hispanicus

Olcostephanus hispanicus  Mallada, 1882

Este es un género mal conocido sobre el que existe algo de confusión, por lo que además de la descripción mostraremos algunos ejemplares para intentar despejar las dudas.

Descripción de Olcostephanus hispanicus

Macroconcha casi completa de Olcostephanus hispanicusLa concha tiene un tamaño medio que en los ejemplares completos observados se sitúa entre 70 u 80 mm de diámetro. Tiene una forma globosa (esferocona), con una sección redondeada que se continúa en la pared umbilical. El ombligo es amplio y de profundidad moderada.

Foto 1. Macroconcha de 78 mm de diámetro a la que le falta un poco del peristoma. Se aprecian los grandes tubérculos que están muy separados y el gran número de costillas secundarias que se intercalan entre ellos. Algunas se dividen a su vez.

Ornamentación

Las primeras vueltas no son visibles, pero si desmanteláramos una pieza veríamos una concha con muchos tubérculos periumbilicales, apretados, con una separación entre ellos menor que el tamaño de los tubérculos. De ellos nacen una o dos costillas secundarias que están espaciadas entre sí.

Gradualmente va apareciendo la ornamentación adulta, que se caracteriza por unas costillas primarias amplias y poco Peristoma de una macroconcha de Olcostephanus hispanicusdefinidas, que ganan en robustez al discurrir por el redondeado muro umbilical y al llegar a la base del flanco, dan lugar a un gran tubérculo. Estos están muy separados unos de otros.

De cada uno de ellos parte un nutrido haz formado por 4 ó 5 costillas secundarias, finas y ligeramente proversas. Entre ellos se intercalan de 6 a 8 costillas secundarias que nacen a la altura de los tubérculos (entre ellos).

En los individuos completos se ha visto que tienen un gran peristoma formado por dos labios que pueden estar muy abultados, flanqueando una profunda constricción. Están inclinados hacia la abertura y tras ellos se desarrolla una visera ventral.

Foto 2. Macroconcha completa de 70 mm. Destaca la profunda constricción que hay en el peristoma. Véase también el gran tubérculo que se ha conservado completo y que da lugar a un nutrido haz de costillas secundarias. Los laterales de la concha se ensanchan significativamente en la abertura. Esto es algo muy típico que hemos observado en los ammonites de Cretácico al menos.

Pequeño ejemplar de Olcostephanus hispanicus

 

Foto 3. Primeras vueltas de otro ejemplar de 48 mm de diámetro en el que se puede apreciar los detalles del amplio ombligo.

Distribución de Olcostephanus hispanicus

Los límites temporales de esta especie son imprecisos. Probablemente aparece en la parte alta del Valanginiense superior (parte más alta de la Zona Furcillata) y está presente en el Hauteriviense inferior, Zona de Radiatus.

Distribución de Olcostephanus hispanicus

Observaciones: No hemos observado las posibles microconchas de esta especie y tampoco las hemos visto figuradas en la documentación. Deben de ser raras.

Bibiografía:

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *