Suborden Ancyloceratina WIEDMANN, 1966

Los ammonites del suborden Ancyloceratina son conocidos coloquialmente como “los ammonites heteromorfos” en alusión a sus frecuentes conchas desenrolladas.

Aparecieron al final de Jurásico, pero no fue hasta la segunda mitad del periodo Cretácico cuando llegaron a ser muy comunes. A partir de ese momento, se diversifican rápidamente llegando a ser uno de los componentes más típicos de la fauna Cretácea.

Entre sus miembros se encuentran algunos de los ammonites más ampliamente distribuidos y algunos de los más abundantes, lo que los convierten en fósiles muy importantes desde el punto de vista bioestratigráfico. Muchos son usados como fósiles indicadores de zona (fósiles guía).

¿Cómo eran?

En las formas más primitivas, la concha mantiene un enrollamiento espiral pero sin contacto entre vueltas, es decir, forma una espiral abierta.

Progresivamente fueron apareciendo conchas rematadas con un tramo curvo u otras con la última parte acabada en un tramo en forma de “U”.

Finalmente, aparecieron ammonites con una gran diversidad de enrollamientos (varios tramos rectos unidos por ángulos de 180 grados, formas helicoidales o combinaciones de todas las formas anteriores).

La diversidad de tipos de enrollamiento llega a ser muy alta incluso hay ejemplos de ammonites que volvieron a tener un enrollamiento en espiral “tradicional”. En este blog veremos un caso: el género Pseudothurmannia.

Origen del suborden Ancyloceratina

El origen de los Ancyloceratina y su evolución continúa sin estar nada claro.

Todos los Ancyloceratina poseen una línea de sutura con cuatro lóbulos que posee cierta similitud con la línea de sutura de los Lytoceratina. Por este motivo se supuso que derivaban de estos aunque no se conoce ninguna forma intermedia.

Lo cierto es que el primer Ancyloceratina verdadero (el género Protancyloceras) apareció en el Jurásico superior y  pudo derivar de los Perisphinctaceae (suborden Ammonitina).

Para conocer más detalles mira estas dos entradas que hemos dedicado a la posible evolución de Ancyloceratina: (“Ammonites heteromorfos” y “Posibles líneas evolutivas de los ammonites heteromorfos”).

En definitiva, su origen sigue siendo un tema no aclarado y lo que se denomina Ancyloceratina puede ser un conjunto de familias no directamente relacionadas entre sí (origen polifilético).

Modo de vida

El éxito de Ancyloceratina no parece estar ligado a que alcanzasen una mayor eficiencia natatoria ni a que se vieran favorecidos por las condiciones ambientales. Más bien parece ser que fueron capaces de adaptarse rápidamente para aprovechar nuevos recursos alimenticios que surgieron como consecuencia de grandes cambios paleogeográficos.

Se cree que llevaban un modo de vida tranquilo alimentándose de plancton en la cercanía de la superficie, o de pequeñas criaturas cerca del fondo marino.

Los miembros de Ancyloceratina estuvieron presente en los mares de la Tierra hasta la extinción total de los ammonites a finales del Cretácico.

 

 

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *